• Lucia Trochez

Rayo Bioenergía: Transformando desechos en productos y energía.

Updated: Jun 23



Por lo general, adoptar nuevos modelos de negocio genera incertidumbre en las empresas, y frente a la pandemia se ha puesto a prueba la idea de que las crisis son oportunidad; para Rayo Bioenergía, esta ha sido la realidad.


Sergio Salvador López, es el director general de Rayo Bioenergía, una empresa que se dedicada a desarrollar modelos de negocio para la revalorización y aprovechamiento de residuos. Tuvimos la oportunidad de entrevistarlo dentro del marco del programa Agro Jalisco. La empresa, no solamente funciona adaptando ideas probadas, sino también explorando nuevas alternativas en búsqueda de seguir presentando soluciones innovadoras.

Sergio es mercadólogo de formación, ajeno al sector agro, quien llegó al mismo por el desarrollo junto con sus amigos de un proyecto de generación de biodiesel a partir del aceite de cocina. Por dos años estuvieron aprendiendo de biocombustibles para impulsar el proyecto pero como muchos emprendimientos, este no prosperó debido a falta de materia prima por conflictos en la industria alimenticia y todos las afecciones de la misma en los balances energéticos del combustible. Buscando una salida para el negocio, Sergio conoció a su actual socio, con quien comenzó a explorar temas de bioenergía creada a partir de biomasa.


Hoy en día, cualquier biomasa puede generar energía y un sin fin de bioproductos, utilizando materias primas que se extraen de los residuos agrícolas en lugar del petróleo; así nació Rayo Bioenergía en Guadalajara, en un proceso de incubación del MIT Enterprise Forum en colaboración con el Gobierno de Jalisco. La empresa ha evolucionado a pasos agigantados por el interés que existe en el mercado. A finales de 2020, esperan poder completar la primera etapa de una planta modular para extraer polifenol de la merma del mango, ofreciéndolo como un activo innovador en complemento a otros que son utilizados de manera constante como el resveratrol de la uva, en suplementos alimenticios, la industria farmacéutica y la cosmética. Convirtiendo el proyecto de aprovechamiento energético de biomasa en uno de revalorización de residuos agrícolas para la generación de subproductos de mayor valor.


A causa de la crisis del Covid-19, Rayo Bioenergía ha sufrido reestructuraciones, Sergio en su positivismo nos cuenta que toda situación tiene sus ventajas, y el detener algunas operaciones les permitió trabajar en áreas de oportunidad internas que habían identificado. Además, según Sergio, las personas están más abiertas a la cooperación y a hacer negocios, porque la incertidumbre ha hecho que algunas empresas le tengan menos miedo al cambio que implica adoptar nuevos modelos de negocios y desarrollar nuevos productos.


En asociación con la empresa holandesa NettEnergy, Rayo bioenergía comenzó un proyecto enfocado en aprovechar los residuos forestales para la generación de bioasfalto el cual logró fortalecer a partir de las herramientas y capacitaciones recibidas durante su paso en el programa Agro Jalisco.



Sumándose a actores de Durango, un estado de alta producción forestal, comenzaron a trabajar con comunidades dedicadas a los bosques. Desarrollaron un modelo de negocio que buscaba agregar valor a los productos forestales que ellas creaban y con la tecnología de Net Energy lograron convertir los residuos forestales en un aceite, con usos similares al petróleo, para el desarrollo de algunos subproductos, lo que les dio la idea de convertirlo en bioasfalto.


Sergio nos cuenta que un par de empresas forestales en Jalisco los han buscado para entender cómo aprovechar los residuos que por lo general convierten en aserrín, el cual no es un producto de gran valor y que además representa riesgo de incendio. Él espera que una vez el bioasfalto pase las pruebas y certificaciones necesarias, puedan ayudar a mejorar los ingresos y la sustentabilidad de las localidades, además de aprovechar en su totalidad los recursos forestales, que son muy delicados en su explotación.


Para Rayo Bioenergía, la participación en el programa Agro Jalisco les ayudó a tener un enfoque en las bases de su negocio para fortalecer su proyecto y alinearlo a profundidad con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Ahora están explorando posibles negocios a partir del subproducto del mango con las líneas de cosméticos del Grupo Industrial Betallero (AVOGRATTO) y Abeja Reyna, quienes también participaron en el programa, colaborando para generar productos cosméticos utilizando polifenol.


Sergio quiere ver un sector pueda generar tecnologías maduras, rentables y sustentables, y considera que las PyMEs deben estar más abiertas a la cooperación para poder hacer una mejor promoción de la cultura agrícola en los consumidores. Nos explica cómo muchas veces los consumidores dan por sentado el alimento, sin pensar de dónde viene o qué pasará con sus desechos y cómo su empresa, se ha caracterizado por trabajar dentro de una economía cooperativa impulsando a otros actores del sector a ser innovadores para disminuir las brechas en el campo.


“La competencia, vista tradicionalmente, trunca el crecimiento y la innovación. Hay que entender que la cooperación nos hace más competitivos”, dice Sergio.

Sergio invita a otros directores de PyMEs y productores tradicionales a capacitarse, y entender más el campo y lo que consumimos, entendiéndolo no de manera empírica sino trabajando desde nuevas capacidades y conocimientos.


Conoce más de Rayo Bionergía en: http://rayobioenergia.com


Acerca de Agro Jalisco:

México, como octavo productor de alimentos a nivel global, es un país que considera al sector agroalimentario como fundamental dentro de su economía. Por esta razón, C Minds está llevando a cabo el programa Agro Jalisco en alianza con la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco, el principal estado productor.


Para información adicional, visita: cminds.co/agrojalisco

© 2019 - C Minds

San Francisco, Mexico City & Guadalajara

info@cminds.co

Privacy Notice

Code of Ethics